Cálculo de envío e impuestos al realizar el pago

Cómo Limpiarse La Cara Diariamente

CÓMO LIMPIARSE LA CARA DIARIAMENTE: GUÍA PRÁCTICA

Aprende todo lo que se tiene que hacer, desde cómo limpiarse la cara a la hidratación de la piel

Todas sabemos lo importante que es saber cómo limpiarse la cara diariamente. Sin embargo, a pesar de nuestra buena intención, a muchas nos cuesta trabajo incorporar una rutina de limpieza efectiva en nuestra vida diaria. No te preocupes, no estás sola:

Una encuesta reciente reveló que aunque el 93 por ciento de las mujeres piensa que irse a la cama con el maquillaje puesto es dañino para la piel, solamente 6 de cada 10 mujeres se toman el tiempo para limpiar su rostro antes de dormir.

Si necesitas un poco de motivación para adoptar este hábito, toma en cuenta lo siguiente: el maquillaje y las impurezas que permanecen en tu rostro obstruyen los poros y opacan el brillo natural de la piel. Así que para lograr una apariencia fresca y radiante en tu piel, comienza hoy mismo cuidándola de la mejor manera posible: desmaquillando, limpiando, exfoliando y humectándola.

Desmaquillar: remover el maquillaje de una forma efectiva es el primer paso de tu rutina nocturna para la limpieza de la piel. Utiliza POND’S®Luminous Clean™ Wet Cleansing Towelettes para desmaquillarte. Las toallitas, con su textura particular en forma de diamante, ayudan a extraer de forma delicada el maquillaje más profundo para revelar una piel radiante. Nuestras toallitas limpiadoras eliminan hasta el maquillaje más difícil de quitar, ¡incluyendo el rímel a prueba de agua!

Limpiar: además de desmaquillarte, lavar la piel de tu rostro ayudará a eliminar el exceso de contaminantes, grasa y otras impurezas acumuladas durante el día. Para lavarte de forma efectiva utiliza agua tibia para abrir los poros. Evita usar agua demasiado caliente o fría, ya que podría irritar la piel. Enseguida aplica un limpiador con movimientos circulares. Enjuágate, asegurándote de eliminar el limpiador completamente. Puedes enjuagarte una segunda vez para eliminar por completo cualquier rastro de impurezas. Después de enjuagarte, sécate con ligeras palmaditas, sin frotar la toalla. De esta forma evitarás maltratar la piel delicada de tu rostro.

Exfoliar: quizás no lo sepas, pero tu cuerpo produce nuevas células de la piel diariamente y durante todo el día. Aunque tu cuerpo elimina las células muertas de forma natural, algunas no logran desprenderse completamente, lo que puede ocasionar irritación de la piel y poros obstruidos. En general, exfoliar tu rostro dos o tres veces por semana hará que tu piel se sienta más suave y saludable. Sin embargo, si tu piel se irrita fácilmente al exfoliarte, considera reducir la frecuencia. Utiliza nuestras POND’S® Exfoliating Renewal Wet Cleansing Towelettes con micro perlas para exfoliar delicadamente y renovar el resplandor natural de tu piel.

Humectar: después de limpiar tu rostro, huméctalo para mantener la piel firme e hidratada. Aplica el humectante con movimientos circulares para estimular la circulación de la sangre, lo que a su vez ayudará a mantener la piel más radiante. Durante los meses de frío es aún más importante humectar, ya que la piel pierde hasta un 25% de su capacidad para retener la humedad. No dejes que tu piel sea una víctima más del frío de invierno: el secreto es humectarla a menudo.

¡Pon en práctica esta efectiva rutina de belleza hoy mismo para lograr una piel radiante!