Skip to content

Cálculo de envío e impuestos al realizar el pago

Winter skin care tips

Cómo Limpiar Tu Cara y Remover El Maquillaje De La Manera Correcta

5 pasos sencillos para aprender cómo limpiar tu cara y lucir una piel radiante.

¿Sabes cómo limpiar tu cara adecuadamente? ¿Tienes idea de que existe una manera correcta e incorrecta de hacerlo? Una buena limpieza puede ayudarte a prevenir el acné, mejorar tu piel, e inclusive reducir la inflamación en el cutis, además de hacer que crezcan tus plantas, mejoren tus calificaciones y tengas una vista de 20/20… ¡claro que no a esto último, es broma! Pero lo que sí es cierto, es lo que se refiere a tu piel, para que de una vez por todas tengas un look radiante. Lee a continuación y descubre la pura verdad sobre cómo lavar tu cara.

1. Primero, ¡las manos!
¿Viste esos letreros en los restaurantes que te recuerdan que hay que lavarse las manos antes y después de comer? Bueno, si quieres saber cómo lavar tu cara correctamente, debes recordar el paso más importante primero: ¡lávate las manos! Si no lo haces, lo más probable es que estés introduciendo nueva suciedad y bacterias en tus poros.

2. Remueve tu maquillaje.... ¡pero de la manera correcta!
Una limpieza puede no ser suficiente. Primero, debes asegurarte de que te quites todo el maquillaje y luego puedes comenzar a limpiar tu piel. Si estás dispuesta a probar la última tendencia en desmaquillantes, usa un limpiador limpiador a base de aceite, como POND’S® Cold Cream Cleansing Balm, que una vez que se aplica en la piel se transforma en un aceite sedoso, que elimina el maquillaje rebelde y las impurezas. O siempre puedes optar por un clásico como POND'S® Cold Cream Cleanser, que elimina hasta el maquillaje más intenso, mientras le brinda a tu piel una hidratación vital. Piel limpia, suave y radiante, ¡todo en un solo paso! Entonces, primer paso: eliminar. Segundo paso: limpiar.

3. ¿Cuán caliente?¡Apenas tibia!
Cuando te lavas la cara, el secreto para encontrar el punto justo del agua es que no esté ni demasiado caliente ni demasiado fría. Exponer la piel a temperaturas extremas puede causar irritación, sequedad excesiva y roturas de los vasos sanguíneos. La próxima vez que te preguntes cómo limpiar tu cara, recuerda que lavarte la cara con agua caliente para abrir los poros y luego enjuagarte con agua fría para cerrarlos es un gran mito de limpieza. Tú mantente en equilibrio y usa siempre agua tibia.

4. No te excedas
Cuando se trata del cuidado de la piel, a veces menos es MÁS. El lavado excesivo, especialmente cuando se hace un lavado exfoliante, puede llevar rápidamente a que la piel se irrite y se ponga roja. Tomar largos períodos de tiempo para lavarte la cara también puede causar flacidez y arrugas, por lo tanto, lo mejor es que elijas calidad sobre cantidad. Lo mismo ocurre con tu producto de limpieza: recuerda usar un limpiador de buena calidad. En resúmen, si deseas aprovechar al máximo tu rutina del cuidado de la piel, aplica el mismo principio que cuando tienes que armar un mueble nuevo: sigue las instrucciones.

5. Palmadita, palmadita y palmadita 
Evita frotar o restregar la piel de tu cara al momento de secarla. Mejor date palmaditas suaves con una toalla limpia y deja una fina capa de humedad para maximizar los beneficios de tus sueros, cremas hidratantes y aceites. HIdrata tu piel inmediatamente después de secarla, ya que si esperas incluso unos minutos, las células de la superficie se deshidratan y pueden volverse más difíciles de humectar. Puedes usar una crema como POND’S® Dry Skin Cream, que tiene una fórmula rica y cremosa que la piel absorbe fácilmente para hidratar profundamente y reducir la sequedad.

No hay nada como tener una piel fresca por la mañana y por la noche, por lo que es muy importante saber cómo limpiarla para evitar errores comunes a la hora de lavarte la cara. Sigue estos pasos sencillos y prueba los limpiadores faciales de POND’S® para lucir una piel limpia, suave y radiante 24/7.